Seleccionar página

9 tips para planificar estratégicamente

por | 0 Comentarios

Probablemente hayas leído mucho contenido al respecto, e incluso tengas tu propio método de planificación, pero, al pasar el tiempo, cumpliste tu objetivo o sentís que seguís en el mismo lugar?

 

La planificación estratégica puede parecer complicada, pero es como andar en bicicleta: necesitás dedicarle tiempo de calidad al principio, cada vez lo harás mejor y sería raro que algún día olvides lo aprendido. 

 

Y no sólo eso, es en realidad el inicio de una nueva visión de tu negocio y con el compromiso necesario, lograrás convertirla en hábito. 

 

Leyendo la biblia del marketing para un trabajo de la Universidad, (Marketing, de Philip Kotler), leía que a veces ni los propios clientes saben qué es lo que están buscando. Imaginate. Y sí, es un tema que da para largo y trataremos en otro post, pero pensá cuán complicado además puede ser si ni siquiera nosotros, que estamos del otro lado, sabemos qué queremos lograr. 

 

El éxito de un negocio no depende tanto de cuántos miles facture al año o cuántos clientes tenga, el mayor valor de un negocio radica en su modelo, en cómo logró los resultados que obtiene cada año, y cómo se propone objetivos mayores y los consigue. 

Puede que si tu negocio se encuentra complicado o estancado ahora, pienses que esto no se acerca a tu realidad. Pero todo lo contrario. Lo que trato de decirte es que necesitás empezar a planificar hoy mismo la estrategia que lleve tu negocio a su meta esencial, para poder aplicarla en cada paso de tu producción de ahora en más. 

 

Generalmente, asociamos el éxito a lo positivo, olvidándonos que sin el contraste, no podemos evaluar nuestras acciones, y por ende, mucho menos, tomar decisiones acertadas. Aunque nos dé un poco de miedo e inseguridad, si no evaluamos el resultado de nuestras propias estrategias, difícilmente sabremos por qué  no estamos logrando lo que queremos y qué podemos hacer para mejorarlo. 

 

Si la planificación estratégica te genera un poquito incomodidad, seguro te identificás con los impedimentos que te describo a continuación, pero no te preocupes. Aca van soluciones prácticas y finalmente tips para tener en cuenta. 

Motivos frecuentes por los que te cuesta planificar estratégicamente

  • INVERTÍS MUCHO TIEMPO EN PLANIFICAR, PERO NO APLICÁS LO QUE ESCRIBISTE. Aquí hay un abismo importante entre tiempo y productividad. De nada sirve dedicar horas o días enteros a planificar, si nunca más revisaremos las hojas a medida que avanzamos. Por eso, tené siempre presente que no importa cuán lindo queda escrito el objetivo, sino cuántas herramientas encontrás para poder llevar a la práctica esa meta que estás buscando. 

  • NO RELACIONAS LOS CONFLICTOS/SOLUCIONES PARA VOLVERTE MÁS PRÁCTICO. Y aquí reitero lo de convertir la planificación estratégica en hábito a partir de la práctica. Supongamos que querés recurrir a reorganizar tu negocio porque actualmente atraviesa muchos problemas. Es tu decisión y tu responsabilidad intentar resolverlos de a uno o querer enfocarse en diez. El secreto radica en qué relación existe entre ellos, para que los esfuerzos se maximicen. Y el hecho de buscar esta misma relación, es la que hará que algunos se vuelvan más prioritarios que otros. Tal vez te parezca un razonamiento sencillo. En realidad lo es, y promueve muchísimos beneficios a largo plazo. El problema es que si no ponés en práctica empezar a planificar a plazos mayores y aprender a priorizar qué es importante y qué es urgente, vas a perder mucho más tiempo por no haber sabido optimizar tus soluciones. Por eso mismo es planificación + estratégica. 

  • SI NO SABÉS MUY BIEN DÓNDE ESTÁS AHORA, CÓMO PODRÍAS SABER ADÓNDE QUERÉS LLEGAR? Esto no es del todo cierto. Probablemente, falte un poco de “mirar para adentro”, para recordar y revalidar lo que te inspiró a iniciar tu proyecto. De hecho, a veces mirar más allá, nos hace darnos cuenta más fácil que el presente no se condice con esa visualización, y es más sencillo descubrir los cambios, por pequeños que sean, que nos permitan cambiar la realidad. Tomate un tiempo, analizá tus motivaciones y los números de tu negocio y empapate de aquellos clientes o seguidores que aprecian tu trabajo y son motores del desarrollo de tu emprendimiento. 

  • SOS DEMASIADO IMPACIENTE. Adhiero. Pero la verdad es que cada pasito de cada día nos va llevando a la meta que buscamos. Y parece frase hecha, pero no. Porque lo que está implícito en aceptar que cada paso cuenta, es que en ese pensamiento, aplicamos la visión a cada decisión que tomamos, y maduramos como emprendedores. Dividí tus metas grandes en pequeños logros, especificando el plazo de tiempo. Así sean 30 seguidores en una semana. No olvides los pilares estratégicos de lo que estás haciendo, no es lograr seguidores por el solo hecho de conseguirlos, hay una meta de posicionamiento detrás, lo que implica generar contenido de valor e interactuar con quienes se sumen. Si analizado esto, 30 te parecen demasiados, bajalo a 3 por día. Es un número bajo, a simple vista, pero te mantendrá enfocado y motivado diariamente. Enfoque y motivación son dos pepitas de oro para emprendedores, no las subestimes. (Y tres seguidores por día, son 540 en seis meses. Tenelo en cuenta.)

  • SOS PERFECCIONISTA. Y en esta también adhiero, pero si no nos proponemos y no lo intentamos y no nos reinventamos, terminamos haciendo nada. Y hacer nada, significa aburrirse, y en un futuro, reclamarnos el tiempo perdido. No hay peor verdugo que nuestra conciencia, así que a callar las vocecitas mala onda y largarse a la pileta, que la sensacion de frío al principio es fea, pero nadar como pez en el agua es una de las mejores. El perfeccionismo es el alimento de la procrastinación, y nos mantiene en un círculo vicioso de parálisis y ansiedad. Poner en práctica el desarrollo de tu emprendimiento, te permite aplicar la parte positiva del perfeccionismo: la sed de aprender. Aprender para equivocarte menos y hacerlo cada vez mejor. La única forma es aprendiendo, y la única forma de aprender es haciendo, así que, manos a la obra.

9 tips para empezar a planificar estratégicamente hoy mismo

Si tenés otro impedimento que no he nombrado, escribime así lo compartimos e intentamos resolverlo. Y para que te vayas más esperanzado todavía y convencido de aplicar la planificación estratégica, te dejo estos 9 tips que te cambiarán la perspectiva y te harán ver y explotar la oportunidad:

  • ESTABLECÉ UN OBJETIVO GLOBAL: Tiene que haber un objetivo que no sea específico de ninguna sección de tu negocio, pero que describa hacia dónde se está dirigiendo. Visualizalo como la filosofía de tu emprendimiento, que tendrá influencia sobre cada paso y sección de tu negocio, para convertirlo en lo que desea ser. 
  • ESTABLECÉ OBJETIVOS MENORES: Pero siempre alineados con el global. Si no está directamente vinculado con el objetivo final, significa que puede ser algo pendiente, urgente incluso, pero que no requiere del esfuerzo y durante un lapso de tiempo prolongado como un objetivo. Aquí tendrá influencia la práctica y la redacción del objetivo. No es lo mismo decir “Resolver el problema con los proveedores en las próximas cinco semanas”, que “Definir proveedores; establecer parámetros, investigar, evaluar y seleccionar”. El primero se centra en el problema, en cambio el segundo ahonda en convertirlo en una fortaleza en el largo plazo. 
  • ELEGÍ PARÁMETROS PARA APRENDER A PRIORIZAR. Así tu negocio esté funcionando o aún no lo hayas lanzado, siempre existe una lista de cosas por hacer. Algunas importantes, algunas urgentes. Pero podemos seleccionar cualidades que nos permitan clasificarlos según su prioridad, y así dedicarles tiempo y esfuerzo óptimos. Un parámetro de análisis podría ser “de qué otras personas depende resolver o lograr la actividad en cuestión?” En el caso de la promoción de un curso, puede que todavía requiera resolver inconvenientes o dudas técnicas, que me confirmen un espacio, o esperar la confirmación de un colaborador. En base a esto, sabemos en qué podemos poner acción y qué dependerá de las decisiones que tomen los involucrados. Parece tonto, pero solemos perder mucho tiempo en cuestiones que no dependen un cien por ciento de nosotros, y el tiempo es uno de nuestros bienes más preciados. 
  • BOCETEÁ MUCHO, RESPONSABLEMENTE. Corrés el riesgo de coparte escribiendo, desarrollando y vinculando ideas. Pero no hay mejor método que la escritura para plasmarlas y dejarlas trabajando en nuestro inconsciente. Y el mejor consejo para obtener resultados pronto, es aprender a desarrollar el vínculo entre esas ideas. Describir el proceso con detalle que nos permitirá ir cumpliéndolas, pero relacionándolas con el todo de nuestro negocio para que se vuelvan realistas y para que todos los esfuerzos en cada sector, trabajen en conjunto para optimizar todo el emprendimiento de una vez. Con el tiempo, aprenderás a establecer con mayor exactitud los tiempos que toma cada tarea, cuál depende de cuál y qué nuevos proyectos pueden implementarse a partir de los resultados obtenidos. 
  • APRENDÉ A GESTIONAR TU TIEMPO. Incluso para estas actividades que te he descripto. Estudiá tu día, tus horas y tu productividad. Aprendé a priorizar las tareas más difíciles en tus momentos de mayor lucidez y dividí tus tiempos conscientemente entre las metas diarias y semanales que querés cumplir, pero también con aquellas actividades que te inspiran, te motivan y te hacen feliz. Evaluá los resultados de cada día, con observaciones sencillas para empezar a experimentar y optimizar tus propios procesos. Hay mucha lectura al respecto y muchos ejercicios. Te propongo revisar aquellos que te permitan la práctica inmediata, pero sin convertirse necesariamente en una tarea extra si estás muy abrumado de actividades. Cuando dispongas del tiempo necesario, es una excelente herramienta que podés desarrollar con mayor predisposición. 
  • ANALIZÁ LA POSIBILIDAD DE DELEGAR. Planificar implica también reacomodar todo tu negocio para no empezar a modo de parche. De nuevo, priorizá lo urgente y lo importante, pero considerá generar esos cambios que modifican en forma positiva la esencia del desarrollo de tu emprendimiento.  Delegar o tercerizar una actividad siempre es un beneficio cuando genera demasiados problemas, y no es una decisión de un día para el otro. Tanto con respecto a la búsqueda, el dinero extra y otras cuestiones, se vuelve algo necesario de planificar con anticipación. Así que no te resistas de primeras en el intento;  barajá todas las posibilidades con tiempo y será más fácil tomar la decisión correcta en el momento preciso. 
  • DIVERTITE E INVESTIGÁ A CONSCIENCIA. Analizá a tus competidores, sus ofertas, sus reacciones. Analizá la clientela y cómo interactuán con esa marca. Establecé puntos en común y puntos que te diferencian. Remarcá estos últimos, porque serán la guía para definir metas y llevar adelante los procesos que te permitirán alcanzarlas. Diferenciarte puede convertirse en una oportunidad mucho más grande si sabés aprovecharla y explotarla a tu favor. Si ese no es tu caso, es hora de revisar qué propuesta de valor le hacés a tu cliente para que te compre a vos y no a tu competencia. De más está decirlo, pero de esta deben surgir ideas prósperas y verdaderas. Plagiar o copiar impulsivamente a tus competidores, no te llevará a nada en el largo plazo.  Por otro lado, si tu negocio está pasando por vacas flacas o todavía no te animás a lanzarlo, sobrepasarte de información sobre tu mercado puede ser negativo si no perseguís un fin directo. La idea es que todo lo que puedas descubrir lo registres y te sirva de herramienta para tus propias estrategias o desarrollos; no que te abrumes y retrocedas. Por eso, divertite. 
  • REGISTRÁ, REGISTRÁ Y REGISTRÁ. Es la mejor manera de aprender a desarrollar tu propio sistema de información, además de poder evaluar luego, no olvidar nada y perfeccionar la misma forma de registro. Muchas veces, sucesos no relacionados directamente con el negocio, pueden afectar su desempeño. Por eso es bueno registrar todo para que finalizado el periodo que hayamos decidido para desarrollar la estrategia, podamos evaluar la influencia de todos los sucesos alrededor de tu emprendimiento, directos e indirectos; internos o externos. (Te mudaste, te quedaste sin internet, problemas económicos de tu país, la presencia de nuevos competidores, en fin, registrá todo). Si haciendo el balance de fin de año, no te das cuenta por qué existe un bache en tus ventas en determinado mes, tener todo registrado de permitirá analizar el periodo y lo más importante, desarrollar nuevas herramientas ante nuevas situaciones imprevistas. 
  • NUNCA SUBESTIMES EL PODER DE LA INSPIRACIÓN. Porque cuando te sentís sobrepasado, hacer “casi” nada parece imposible. “No podés permitirtelo, no no”. La verdad es que podés encontrar el punto intermedio entre que tu cabeza descanse, pero se sienta relajada para crear y recrear sin presiones. Si tengo que confesar, Shark Tank es una impresionante inspiración para mí. Claro está que soy consciente de que puedo ver dos horas seguidas según la programación de mi empresa de cable, y que muchas veces engancho los que ya vi. Pero mi condición siempre es, recuperar todo el mensaje. Todas las señales que puedan llegar a mí a partir de lo que estoy viendo, reanalizar mis puntos de vista con programas repetidos o renovar ideas de algunos clientes, siguiendo a los participantes en las redes y tomando apuntes de datos relevantes. Todos sabemos cuando convertimos un fin en excusa, pero de esa delgada línea depende. Cuando te sientas poco creativo, o no pegues un ojo porque si no tu negocio “se muere”, recuperá el valor de la inspiración, dejate llevar, quedate con lo importante y lo placentero, eliminá el resto y recuperá el ritmo. Todo lo que signifique placer, de la forma que sea, suma. No lo dejes pasar. Alimentalo. Para tu negocio, pero principalmente para vos. 

Y eso es todo por el momento. Contame si te sentis identificado con algunos de los inconvenientes, o si ya ponés en práctica algún tip. Y por supuesto, no dudes en compartir lo que no hayas visto por aquí pero a vos te preocupa. Trataremos de encontrar una solución. 

Pin It on Pinterest

Share This