Seleccionar página

En mi ebook gratuito, Tu Marca, Tu Huella, hablé de algo que tal vez hayas pasado por alto si lo leíste rápidamente, pero, de manera curiosa, me vuelve a la mente cuando me siento a escribir.

La importancia de darle entidad y personalidad a tu marca, de darle vida a tu emprendimiento, aún cuando tenga muchos aspectos de tu propia personalidad, te permite liberarte de la frustración que podés sentir cuando te tocan a ese “hijo” tan preciado.

Una crítica no constructiva o un comentario de mala fe, no implican que pensando de esta forma contestes con una frase automatizada, sino que el ardor en el corazón va a ser menor, porque le has dado a tu marca las herramientas para defenderse por sí sola. Y así vos, como madre/padre emprendedor, seguís disfrutando de tu trabajo viendo como ese hijo ha logrado la independencia por sí solo. Este es sólo uno de los aspectos que le dan vida a tu marca. Es algo que repetidamente leemos en artículos de administración con respecto a grandes empresas, pero no lo explotamos a nivel emprendedor, tal vez porque damos por hecho que “si lo creé yo, que soy una mortal, es obvio que mi proyecto va a estar repleto de “humanidades””.

Después vienen temas más complejos, que si sos impulsivo o apasionado, puede que te embolen. “A mí me encanta pintar, quién quiere pensar en estrategias?”. “No me importa llenarme de plata, mientras pueda vivir haciendo esto, soy feliz”. “Mirá que si no llego a tiempo con los pedidos, voy a ponerme a leer administración”. O “me encantaría, en serio, sé que lo necesito, pero no me da el tiempoooo”. Y muchas frases de ese tipo.

Lo cierto es que si “animarse a emprender” conlleva mil miedos, animarse a volvernos emprendedores conscientes y profesionales hace aparecer muchos más. Tiene que ver con un absoluto crecimiento personal. Que no sólo pasa porque ya no tenés veinte, formaste una familia y les querés dar lo mejor además de tu tiempo. Puede que estés yendo tan arriba y contactándote con tanta gente alrededor del mundo, que realmente desees de corazón lucir una bella página web y poder viajar para conocer a esos referentes. Ergo, necesitás mayores ingresos. Por un motivo o por otro, sobre todo cuando ese “hobby” se volvió muy grande intempestivamente, sabemos que hay dos opciones: seguir así o pegar el salto. Por eso este blog no? Voy a escribir consejos, voy a decir cosas no tan amigables y voy a acercarte recursos que requerirán de tu esfuerzo, pero que te aseguro, te darán los resultados que buscás. Quiero dirigirme a vos que estás a punto de saltar a ese nuevo mundo de un “éxito superior”, podríamos decir. universo emprender aventura darle vida a tu emprendimiento

 

El pensamiento biológico

A continuación, te dejo un video que, en uno de esos días de poca inspiración, googleando Ted, llegó a mí y me dio muchas de las bases de este blog. “Cómo crear un negocio que dure cien años”, Martin Reeves (TED, Boston Consulting Group París). https://www.youtube.com/watch?v=l1fodZNF1GI   Me sentí identificada con mucho del contenido y con todo lo que mi cabeza iba generando a medida que avanzaban los minutos. Por eso retomé ese boceto y no sólo escribiré este artículo, sino que también haré un curso sobre esto (yeyyy). Como te decía al principio, como emprendedores, continuamente en movimiento, olvidamos ciertas ventajas de nuestra posición.

Me tomé el trabajo de transcribir algunas líneas del video para que puedas verlo claramente: «¿Qué pasa con las situaciones más dinámicas e impredecibles, que hoy enfrentamos cada vez más? Creo que además del pensamiento mecánico, ahora tenemos que dominar el arte del pensamiento biológico, en el marco de nuestros seis principios. En otras palabras, tenemos que pensar más modesta y sutilmente sobre cuándo y cómo, podemos dar forma en vez de controlar, situaciones impredecibles y complejas. Cada pequeña empresa emprendedora, naturalmente, piensa y actúa en forma biológica. ¿Por qué? Porque carece de los recursos para dar forma a su entorno por la fuerza brutal. Carece de la escala para amortiguar el cambio, y está pensando constantemente en las probabilidades difíciles de supervivencia. La ironía, por supuesto, es que toda empresa empezó como un emprendimiento. Pero en el camino, en alguna parte, muchas han perdido esta capacidad de pensar y actuar biológicamente. Necesitan recuperar su capacidad de pensar biológicamente para sobrevivir y prosperar en el entorno actual. Por eso, no piensen sólo en el rendimiento a largo plazo.”

En pocas palabras, las grandes empresas olvidan ese espíritu guerrero y salvaje del emprendedor que se enfrenta al universo de mercados que hay afuera. Es decir, que nosotros, tenemos esa posibilidad de conocer y definir nuestros puntos fuertes, y tomarlos como herramientas fijas, sin importar cuánto crezca nuestro negocio. Hacer de esa característica, que te surgió de casualidad, (y no tanto), para adaptarte a una situación y salir airoso, una parte de la personalidad de tu marca. Y por supuesto, seguramente, parte de vos. Estamos rodeados de frases inspiradoras, pero por extraños motivos, nos es divertido leerlas más que aplicarlas.

Es tiempo de que priorices el aprendizaje en la actividad de tu negocio, pero que además lo conviertas en fortalezas para seguir adelante.

 

El medio y la competencia

Mucho se habla de definir el cliente ideal, de trucos para investigar a nuestra competencia o aprender a definir los parámetros de una campaña en redes. Pero hay aspectos que no podés ignorar cuando decidís interactuar con el entorno de tu negocio:

  • A quién querés llegar… ¿y por que? No es sólo a “mamás que necesitan mi curso para aprender yoga en casa”. ¿Es cierto? Sí. ¿Puede ser más específico? Por supuesto. Pero, ¿cuál es el problema en este planteo? No hay un por qué. No te vas a relacionar tres veces al año con tu público para ofrecerles tu curso, y que, encima, te lo compren. Hasta puede que siendo más consciente en tus campañas, descubras que se acercan personas de un nicho que ni se te había ocurrido (nuevamente recurrimos al pensamiento biológico). La cuestión es QUÉ TIPO DE VÍNCULO QUERÉS GENERAR CON TU CLIENTE y POR QUÉ? Querés que te compren, pero también querés compartir con ellos todo lo que aprendiste de los beneficios del yoga. Querés tener tu lugar en el mundo de internet para contar las experiencias de personas cercanas a las que les cambiaste la vida con un tip de esa disciplina que te apasiona. NO SUBESTIMES TU PASIÓN. COMUNICALA. Ese es el fin principal de dirigirte a tu público. Aun cuando sea difícil al principio, la esencia debe estar presente desde el día 1. Creeme. Te traerá beneficios en el futuro.
  • La competencia. ¿Qué aspectos tomás en cuenta a la hora de considerar a alguien tu competidor? ¿Que a simple vista ofrece lo mismo que vos? ¿Que comparten público en Instagram? Mal hecho. Eso es sólo el empaque de tu competencia. Por eso, conocete a vos mismo primero. Y después chequeá quiénes comparten tu nicho. Pueden haber mil agencias de marketing afuera, pero nadie con tu creatividad y tu servicio a la hora de que tu cliente se sienta seguro y se vaya absolutamente feliz con tu propuesta. Pueden haber mil páginas de amigurumis, pero quiénes te conocen, quieren TUS trabajos. Porque quieren un poco de tu esencia en su hogar o en las manos de un ser querido. Eso no se parece mucho a elegir aspectos demográficos de tu público objetivo no? No significa que no sean útiles, ni mucho menos que no vas a usarlos. Pero mi premisa es que te vuelvas realmente consciente de tu emprendimiento, y para eso vas a tener que ir más allá de todo lo que comúnmente se ve. Y de hecho, es súper productivo, porque te va a dar herramientas IMBATIBLES. Porque son tuyas.

 

En algún punto, el cambio de paradigma radica en dejar de enfocarnos en nuestra competencia o la oferta de nuestro nicho, sino en el mensaje y servicio y la comunicación de éstos a nuestros clientes.

Volviendo a Martin Reeves

“Cada empresa que conozco pasa mucho tiempo, pensando la pregunta central y estratégica: “¿Qué tan bueno es nuestro juego competitivo?” Además, también consideremos, la segunda pregunta, más biológica e igualmente importante: “¿Cuánto durará ese juego?” ¿Te das cuenta cuán importante es darle vida a tu negocio y darle entidad a su esencia? Voy a desarrollar estos temas profundamente en la inauguración de mi plataforma educativa. Si no querés perderte nada, suscribite a mi web aquí. Pero si además querés estar en el grupo selecto de los primeros, para que interactuemos y me hagas saber tus dudas e inquietudes para enfocarme en ellas en el desarrollo del curso, escribime a hola@universoemprender.com. No dudes en enviarme también los links a tus redes o sitio web y ser específico en esos sentimientos que te aquejan, para ayudarte mejor. ¿Qué aspecto biológico de tu emprendimiento estás olvidando a la hora de comunicarte? ¿Ya pensaste cómo incluirlo en la interacción con tus clientes y espectadores? Contame!

Share This